SANTO DOMINGO.-El reciente anuncio del diputado Juan Carlos Echavarría (Joselito) sobre la presentación de un Proyecto de Ley para eximir del pago de impuestos de transferencia a la adquisición de la primera vivienda es una propuesta que merece ser seriamente considerada. Es hora de reconocer la importancia de proporcionar a los dominicanos más oportunidades de acceso a un techo digno y establecer medidas concretas para hacerlo realidad.

La adquisición de una vivienda es un hito significativo en la vida de cualquier individuo y familia. Sin embargo, para muchos dominicanos, esto puede ser un objetivo difícil de alcanzar debido a las dificultades financieras y la carga impositiva que conlleva. La propuesta de eximir del pago de impuestos de transferencia en la compra de la primera vivienda representa una oportunidad para aliviar esta carga y hacer posible el sueño de la propiedad para un mayor número de personas.

El pago de impuestos de transferencia puede aumentar significativamente el costo de la vivienda, lo que a menudo representa una barrera insuperable para muchos compradores potenciales. La exención de estos impuestos permitiría a los dominicanos ahorrar una cantidad considerable de dinero en el proceso de adquisición, lo que facilitaría la entrada al mercado inmobiliario y estimularía el sector de la construcción y la economía en general.

Además, es importante destacar que esta propuesta tendría un impacto positivo en la calidad de vida de los dominicanos. Tener una vivienda propia no solo brinda estabilidad y seguridad para las familias, sino que también fomenta un mayor sentido de pertenencia y arraigo a la comunidad. Una vivienda estable es el cimiento para un futuro próspero y puede generar un ambiente propicio para el desarrollo personal y profesional.

Al liberar a los dominicanos del peso de los impuestos al adquirir su primera vivienda, esta ley podría abrir oportunidades para que más personas inviertan en su futuro y el de sus familias. También podría ayudar a reducir la brecha entre aquellos que pueden permitirse una vivienda y aquellos que no lo pueden hacer, fomentando una sociedad más equitativa y justa.

Es comprensible que algunos puedan cuestionar la viabilidad económica de esta propuesta y cómo afectaría las arcas públicas. Sin embargo, sería valioso examinar el impacto a largo plazo de esta ley en términos de aumento de la actividad económica, el crecimiento del sector de la construcción y la mejora de la calidad de vida de los ciudadanos. Además, existen alternativas para compensar esta exención de impuestos, como implementar medidas para incrementar la recaudación de otros impuestos o redirigir los recursos hacia áreas de mayor necesidad.

En conclusión, el Proyecto de Ley de Exención de Impuestos para la Adquisición de la Primera Vivienda presentado por el diputado Juan Carlos Echavarría es una propuesta que merece la atención y consideración de todos los sectores de la sociedad dominicana. Si es aprobada, esta ley podría marcar un importante avance en el camino hacia un futuro más prometedor y con mayor bienestar para todos los dominicanos. Es hora de actuar en beneficio del pueblo y ofrecer oportunidades reales para alcanzar el sueño de tener una vivienda digna.

Difúndalo en: