Santo Domingo.-En el marco de la 298 Reunión del Consejo Monetario Centroamericano (CMCA), realizada el 27 y 28 de julio de 2023 en Punta Cana, las autoridades de los bancos centrales de Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua y República Dominicana (CARD), evaluaron el desempeño de las economías de sus respectivos países y las perspectivas de la economía mundial y regional en el corto plazo.

En este encuentro se analizó la evolución del producto interno bruto, la inflación, las condiciones financieras, la situación fiscal y el entorno internacional relevante con la información disponible al primer semestre de 2023.

Las autoridades monetarias reconocieron que, si bien las presiones inflacionarias externas derivadas del incremento de los precios internacionales del petróleo y otras materias primas, de las perturbaciones en las cadenas globales de suministros y parte de la incertidumbre asociada al conflicto entre Rusia y Ucrania han tendido a moderarse, los niveles de inflación se mantienen relativamente altos alrededor del mundo.

También se realizó una evaluación del desempeño económico global sobre la región CARD, en la que se consideró que aún cuando la Reserva Federal de los Estados Unidos pausó temporalmente el ajuste de sus tasas de interés en junio, y los efectos de la turbulencia financiera ocurrida a raíz del colapso de algunos bancos en EUA y Europa se mantuvieron contenidos, no se descarta que se presenten algunas tensiones sobre sus sistemas bancarios pues no se ha agotado el ciclo de incrementos en las tasas de interés para combatir la inflación, tal y como lo atestigua el incremento en 25 puntos base de la tasa de la Reserva Federal de los EUA, el pasado 26 de julio.

Las autoridades reconocieron que la amplia liquidez, solvencia y dinamismo del crédito en el sistema financiero regional, en conjunto con la fortaleza de la regulación financiera y la robustez de su sistema bancario favorecen las condiciones para la estabilidad financiera en CARD.

Crecimiento

Se observó que continúa la dinámica de crecimiento económico en la región, que converge hacia el ritmo observado antes de la crisis generada por la pandemia del COVID-19, influenciada por una combinación de factores que incluye el aumento del crédito al sector privado (empresas y hogares), la mayor inversión pública en algunos países, y la recuperación de flujos externos procedentes de las exportaciones, remesas, inversión extranjera directa, turismo, entre otros.

De acuerdo con la información disponible, el crecimiento económico de CARD (aproximado por la variación interanual del IMAE) hasta abril de 2023 se ubicó en torno a 2.1%.

En ese sentido, la actividad económica en Costa Rica presentó una expansión de 5.1%, mientras que El Salvador registró un crecimiento de 2.9%, Guatemala de 3.3%, Honduras de 2.5%, Nicaragua de 2.2% y la República Dominicana de 1.2%.

Asimismo, se observa que el proceso de recuperación opera en distintas velocidades entre las actividades económicas, lo que sugiere que, en algunos países es posible considerar políticas económicas que permitan mejorar el desempeño de sus economías según los espacios que tengan en materia de inflación y de política fiscal.

Índice de Precios al Consumidor

La variación interanual promedio del IPC en la región continuó desacelerándose y llegó al 4.01% en junio de 2023, por lo que se espera que mantenga esa tendencia en el futuro cercano. La tasa de inflación observada por país fue de: -1.04% en Costa Rica, 3.78% en El Salvador, 4.93% en Guatemala, 5.6% en Honduras, 9.87% en Nicaragua y 4.0% en la República Dominicana.

Tal y como se esperaba, se observa una convergencia gradual hacia los objetivos de inflación, como resultado de una variedad de factores, entre ellos, las medidas monetarias restrictivas implementadas por la mayoría de los bancos centrales de la región.

Desempeño regional positivo

Hacia adelante, y en consonancia con la evolución de la actividad económica global, los bancos centrales proyectan un desempeño regional positivo, con un crecimiento esperado entre 2% y 4% en 2023 y con presiones inflacionarias con tendencia a moderarse a lo largo del año.

No obstante, reconocen que, en torno a sus pronósticos, se mantienen riesgos tales como: el posible impacto en la actividad económica de la persistencia de la inflación en las principales economías mundiales, las posibles nuevas consecuencias geopolíticas derivadas del conflicto Rusia-Ucrania y los cambios en las condiciones financieras internacionales y al cambio climático, entre otros.

De este modo, las autoridades monetarias estarán atentas a actuar con las medidas de política monetaria y financiera apropiadas, cuando fuera necesario.

El CMCA llevará a cabo su 299 Reunión los días 16 y 17 de noviembre del presente año, en la ciudad de Guatemala.

Difúndalo en: