Santo Domingo.-El cólera es una enfermedad que desde siempre ha afectado a las comunidades más vulnerables, aquellas con escasez y con dificultades para acceder a servicios tan básicos como el agua potable.

Es así, como esta enfermedad se anida en la pobreza y, además, está vinculada con la inmigración. En el caso de República Dominicana, muchos de los casos reportados corresponden a personas de nacionalidad haitiana.

La situación del cólera en el país se mantenía controlada desde el 2019, pero a partir octubre del año pasado han estado surgiendo casos, luego que se detectara un brote de esta bacteria en la vecina nación de Haití, lo que constituye un recordatorio permanente de los problemas sanitarios en que vive esa población, sumado a la crisis social.

Desde octubre hasta la fecha, el Ministerio de Salud Pública (MSP) ha reportado 108 infectados, siendo frecuentes los denominados casos importados, es decir, personas que estuvieron en contacto con el microbio en otro lugar, pero que fueron diagnosticadas en este país.

Las zonas que han sido focos de propagación del cólera corresponden a La Zurza, en el Distrito Nacional y El Almirante, en Santo Domingo Este, mientras que los casos más recientes provienen del sector Los Cocos en Enriquillo, de Barahona, que es una comunidad conformada por 65 familias haitianas.

En el caso de La Zurza, la mayoría de los hogares no cuentan con agua potable, viven en condiciones de hacinamiento y algunas no cuentan con sistema sanitario para realizar sus necesidades. Además, cuando surgieron los casos, se detectó la bacteria en algunos puntos de los ríos Ozama e Isabela.

La bacteria que transmite el cólera puede sobrevivir fuera del organismo hasta siete días y vivir semanas si el agua está contaminada con materia orgánica.

De ahí la importancia de tomar o ingerir agua de fuentes seguras y bien tratadas, que sean aptas para el consumo humano.

Y es que para no contraer esta enfermedad bacteriana es esencial tener espacios limpios, acceso a agua potable, así como tener una correcta manipulación y cocción de los alimentos.

El doctor Luis Antonio Cruz Camacho consideró que “a nivel de salud pública, el rastreo precoz de contactos y la vacunación de poblaciones vulnerables han sido de gran éxito en la contención de los brotes”.

Indicó que la vacuna contra la enfermedad es particularmente efectiva, con mínimos efectos secundarios y consiste en dos tomas orales.

Asimismo, dijo que ciertos antibióticos también han mostrado disminuir la duración de la enfermedad que provoca diarrea profusa y, en ocasiones, la muerte.

¿Cuándo ir al médico?
Recomendó buscar ayuda médica si tiene más de siete episodios de diarrea en 24 horas o si esta dura más de dos sin mejoría; sed excesiva, boca seca, orina mínima o ausente. Además, fiebre de más de 39 grados, sangre en las heces y dolor abdominal severo.

Hasta el momento en el país no se registran muertes por el cólera, según las autoridades sanitarias.

Hay personas que presentan diarrea leve, sin gran peligro y otras tantas que desarrollan diarrea profusa, ocasionando marcada deshidratación y pudiendo llevar a la muerte.

Responsable de seis pandemias, el cólera azotaba desde tiempo antes de que el COVID-19 amenazara con existir, acabando con la vida de millones de personas alrededor del mundo.

A pesar de que las cifras han disminuido significativamente, sigue siendo una gran amenaza global para la salud pública. En nuestra isla, luego de más de cien años sin casos reportados del cólera, vimos un resurgimiento de la enfermedad tras el terremoto que devastó a la nación de Haití en el 2010.

Con el esfuerzo de las autoridades de Salud, este brote fue contenido, logrando tres años sin casos reportados hasta octubre de 2022. Desde entonces, se han confirmado más de 3,000 casos en Haití y más de 90 en la República Dominicana.

El cólera es una infección gastrointestinal aguda ocasionada por la ingesta de la bacteria Vibrio cholerae. Para prevenir esta enfermedad se recomienda el uso de fuentes de agua potable, el lavado apropiado de frutas y vegetales y el lavado frecuente de manos. Una vez diagnosticado el cólera, el tratamiento consiste en rápida hidratación con soluciones especiales por vía oral o intravenosa.

Prevención. Las autoridades sanitarias mantienen desde octubre una activa vigilancia epidemiológica de la situación del cólera, para evitar la propagación de la enfermedad en el territorio, lo que llevó a que en el país no se reportaran nuevos casos durante tres meses.

Las acciones se desarrollan, sobre todo, en las provincias cercanas a la frontera como son Elías Piña, Pedernales, Dajabón, Independencia y Montecristi, donde los haitianos que cruzan la tienen que agotar un protocolo de higiene establecido por el Ministerio de Salud.

Para esto, se han instalado lavado de manos en la entrada al país, así como también hospitales de campaña y la disponibilidad de los medicamentos y la vacuna para tratar esta afección.

Difúndalo en: