Santo Domingo.- Después de sofocar el incendio y que se está en el proceso de remoción de escombros, los familiares con parientes desaparecidos desde el día de la explosión en San Cristóbal, tienen que seguir con un proceso doloroso y difícil, el reconocimiento de las víctimas.

El director del Centro de Operaciones de Emergencias (COE), general retirado Juan Manuel Méndez, informó que la mañana de este jueves se reunieron con estas familias para explicarles el protocolo a seguir para la identificación y entrega de los cadáveres, debido al estado de descomposición.

Indicó que se designó una comisión desde el Ministerio de Salud con médicos, psicólogos y un equipo de la Dirección de Servicios de Atención a Emergencias Extrahospitalarias (DAEH), quienes van a estar acompañando a las familias en el proceso. Este equipo dispondrá de una carpa con aire acondicionado, ubicada en el Instituto Nacional de Ciencias Forenses (Inacif), en el cementerio Cristo Redentor.

Allí podrán estar los familiares para brindarles la atención necesaria, ya que si quieren ver los restos de su pariente se les va a permitir, pero esto puede significar un momento de impacto, puesto que algunos cadáveres quedaron mutilados o segmentados.

Asimismo, para la agilización del proceso se designó al doctor Santos Jiménez, quien explicó que cada caso tiene sus particularidades y que debido a las correlaciones por las características que se deben hacer para detectar a quién corresponde el cuerpo, incluso, pruebas de ADN en casos de deterioro del cuerpo, el proceso puede tardar semanas y meses.

Dijo que de siete cuerpos que recuperaron de forma íntegra, han entregado seis y uno permanece en el Inacif, mientras los otros son más complicados de identificar.

Difúndalo en: