• 28 septiembre 2021 08:18

Fernando Tatis Jr. y Francisco Mejía tienen que pagar el 10% de por vida a prestamista?

Porvisionnoticias

Jul 20, 2020

Como toda persona en Estados Unidos que supera los US$300,000 al año en ingresos, Francisco Mejía sabe que tiene que pagar el 40% al Tío Sam y otros impuestos menores.

Lo que Mejía ya tiene más que claro es que también tendrá que girar otro 10% de todo lo que devengue en su carrera como pelotero de Grandes Ligas a Big League Advance (BLA), la empresa del ex relevista Michael Schwimer a la que le entregó ese porcentaje en 2017 a cambio de US$360,000.

Mejía, receptor banilejo de 23 años, evitó males peores y retiró en septiembre pasado la demanda que había impuesto en una corte en Delaware para anular el pacto al que había llegado con BLA.

Es decir, que de los US$556,300 que tiene como salario en 2019 y por lo que pagará en impuesto federal US$222,520 hay otros US$56,630 que irán a BLA, que compra porciones de ganancias a futuro y que de acuerdo a Sports Illustrated había recaudado US$150 millones de inversionistas, con 123 jugadores ya como clientes en septiembre.

“No creo que Big League Advance alguna vez me engañó. Me disculpo con BLA por someter la demanda”, publicó Mejía en un comunicado.

Pero Mejía, quien recibió un bono de US$350,000 cuando los Indios lo firmaron en 2012, no proyecta ser el dominicano de los Padres que tenga que girar más dinero a BLA.

Fernando Tatis Jr., quien recibiera un bono de US$825,000 en 2015 por los White Sox, también cedió ingresos futuros a esta empresa, que tiene un complejo modelo de predicción donde el 75% de sus clientes no figuraban entre los 300 mejores prospectos a la hora de hacer acuerdo.

Tatis Jr. es potencial candidato a una extensión temprana.

Una oferta en el orden de los US$25 millones obligaría a Tatis Jr. a pagar US$2,5 millones por US$300,000 que habría tomado en el 2015.

Eloy Jiménez, quien se aseguró con US$43 millones en una extensión con los White Sox el año pasado, fue tanteado por BLA, pero la rechazó de acuerdo a una persona cercana. En su caso, ese adelanto de US$300,000 le hubiese costado US$4,3 millones en seis años.

(Fuente: Nathanael Pérez Neró)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *